domingo, 10 de febrero de 2013

Pequeños tesoros. Relieves en la pared del Claustro

Hacía mucho que no escribía algo dedicado a alguno de esos pequeños tesoros, casi desconocidos, que tanto abundan en León.

En el exterior del muro norte del Claustro de la Catedral de León, frente a la entrada del actual Hospital de San Juan de Regla, se pueden observar unos relieves de grandes proporciones que suelen pasar desapercibidos.

La razón de su tamaño y de las extrañas formas en que están representados, radica en el lugar para el que fueron diseñados originalmente: el remate barroco del Hastial Oeste del templo (la fachada principal, por la Plaza de Regla). Para tan gran altura y perspectiva, eran necesarias unas dimensiones y proporciones que a la altura actual quedan desvirtuadas.


Durante la enorme restauración "en estilo" que se llevó a cabo en el s.XIX, siguiendo la doctrina del francés Viollet Le Duc se decidió rehacer toda la parte superior con unas formas "más góticas" y todo el remate barroco fue desmantelado. Los enormes pináculos en espiral se pueden ver hoy en día en el patio del claustro, entre otros muchos elementos que sufrieron igual destino, totalmente descontextualizados y sin que quien los ve, sepa qué hacen allí.

En el magnífico libro de Ignacio González-Varas, titulado La Catedral de León. Historia y restauración (1859-1901) podeis encontrar esta estupenda ilustración que compara el hastial que hoy podemos ver (izquierda) con el original desmontado (derecha). Justo por encima del rosetón, se aprecia el lugar donde estuvieron colocadas esas imágenes.


El libro se puede consultar on line a través de la biblioteca Digital Leonesa de la Fundación Saber, aquí.

La mayoría de las catedrales góticas están dedicadas a la Virgen y se denominan Santa Iglesia Catedral de Santa María. Por esa razón, en el momento en que se decidió concluir la fachada principal en el barroco, se incluyó esta escena de la Anunciación que incluye las figuras de la Virgen y el Arcángel Gabriel, la paloma del Espíritu Santo, símbolo de la Inmaculada Concepción, y el búcaro (o jarrón) de azucenas, en medio de las dos figuras, que es una de las alegorías de la Virgen incluidas en las Letanías y el Cantar de los cantares, como símbolo de su pureza.

Es una lástima que hoy se vean relegadas a ese lugar secundario pero al menos no han desaparecido y, además, se pueden observar desde un punto de vista más cercano que aquél para el que fueron esculpidos.

Saludos a todos. Nos vemos por León.

8 comentarios:

  1. Pues sí. Mejor así que no en cajas perdidas en algún almacén.

    ResponderEliminar
  2. Un tema totalmente desconocido por la mayoría de los que viven en la ciudad. Buena referencia para todos.
    Por cierto, existe una novelita de hace 10 años, de autor y periodista leonés, Tomás Álvarez, titulada "El búcaro de azucenas", sobre un crimen ocurrido junto a la Virgen Blanca de la catedral.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita y por esa referencia literaria. La buscaré. Un saludo

      Eliminar
  3. Por cierto, estoy siguiendo (como muchos) con gran interés la posible gran noticia de esta semana en todos los medios. Enhorabuena.
    Espero tener ocasión de comentar en otro momento. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá ocasión seguro. También yo estaré pendiente del tema y de las decisiones que tome la administración al respecto. Muchas gracias y un gran saludo, amigo Fonsado.

      Eliminar
  4. Me he parado en infinidad de ocasiones delante de estas figuras. Las he fotografiado para poner algo en mi blog al respecto, pero no encontraba ninguna información sobre ellas. Gracias por resolverme las dudas y descubrirnos el significado de este pequeño tesoro que tanto me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho haber despejado esa incógnita. Si eres tan amable, María, cuando lo publiques en tu blog déjanos la referencia aquí, nos encantará leerlo. Saludos

      Eliminar

Gracias por dejar tus comentarios. Todas las contribuciones son bien recibidas, ayudan a mejorar.